~ Buscando sonrisas que perduren a lo largo de mi vida desde 1995

martes, 25 de diciembre de 2012


Supongo que todos hemos tenido algo -o más bien a alguien- para levantarnos de la cama con ganas,en vez de preferir quedarnos durmiendo. Ese personajillo/a que nos sirve de muelle cuando estamos a puntito de caer de boca y partirnos los dientes. El que nos empuja hacia arriba con todas sus fuerzas...,consciente o inconscientemente claro,porque la mayoría de las veces esa persona no lo sabe.

A veces,esos empujoncitos no son más que simplezas como una sonrisa tonta que se escapa sin querer; como dos letras por un lado y otras seis por otro; como un beso; como un mensajito en el que esté escrito: ''tengo ganas de verte''... Sí,personalmente pienso que son los detalles los que nos dan la razón necesaria para no verlo todo tan gris y monótono.. y dejan un poquito de lado a la pesada y jodida rutina. 

Y esto me lleva a la conclusión de que quizás todo se base en aquello que pasa un poco desapercibido; en lo simple e imperceptible; ya que,al fin y al cabo,Dalton afirmaba que los elementos están compuestos de tropecientas partículas diminutas y,si asociamos esto al día a día,podríamos decir que la felicidad está hecha de más de lo mismo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario