~ Buscando sonrisas que perduren a lo largo de mi vida desde 1995

miércoles, 26 de septiembre de 2012

Hay momentos en los que es necesario derrumbarse para que las cosas salgan bien.

Muchas promesas hechas,exactamente las mismas que las que se han roto. Total,eran de papel. Sigo contando ovejas esperándote y ya llevo 438,¿no te parecen suficientes? El teléfono no suena,llegué a pensar que mi conejo se comió los cables de nuevo... pero no,esta vez no tuve esa suerte. Por primera vez he conocido cara a cara al silencio,ahora se lleva muy bien conmigo pero a él también le gustaría escuchar tu respiración o uno de tus leves susurros. No se me da bien eso de presionar o ser una plasta pero puedes venir a verme cuando te apetezca,la puerta seguramente esté cerrada pero puedes llamar al interfono,te confieso que mi corazón sí está abierto de par en par. Si ahora no te apetece pero dentro de 4 meses sí,no esperes que te mire con la misma intensidad ni te busque como si del mejor tesoro escondido te trataras. Tampoco me culpes,te avisé. El tiempo pasa tanto para ti como para mi. Sólo te pido que recuerdes detalles imborrables y,a veces,casi invisibles al ojo humano. De esos detalles que eran mutuos,que los tenías exclusivamente conmigo y yo contigo. Deja que nos convirtamos en un cuerpo con dos almas. Deja de esquivarme. Deja de disfrazarte de ''piedra'',de esconderte tras una máscara creada por tu propio pasado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario